comunicefect24

Cerrar cíclos: Soltar y Dejar ir

Hay algo que es definitivo y permanente: EL CAMBIO. Y desde nuestra impermanencia, nos cuesta mucho trabajo aceptar. Por eso nos es tan difícil soltar y dejar ir. El apego  es la raíz de nuestro sufrimiento.
IMG_3190

Constantemente nos vemos enfrentados a decirle adiós a personas, relaciones, situaciones, y como nos es muy difícil aceptarlo, nos apegamos a lo que ya no es: ya fue, ya cambió, ya no está y al negarlo, tenemos ciclos abiertos que nos siguen causando dolor, por allí se fuga la energía que necesitamos aplicar en crear y generar lo nuevo.

En este hermoso y profundo taller vivencial, obtendrás herramientas fundamentales para comprender desde un enfoque mucho más sano lo que requieres para dejar ir lo que la vida te indica que hay que soltar.

Cerrar

Aunque este módulo forma parte del Diplomado, por la gran necesidad que la gente tiene de cerrar ciclos y dejar ir,  también se da varias veces a lo largo del año aunque no se haya tomando ningún taller previo.

 

Entretejemos tres enfoques distintos y que a su vez convergen en un mismo fin: aceptar el principio de realidad y abrirnos a lo nuevo:

IMG_6105Sogyal Rinpoché, maestro del budismo tibetano,

Carlos Castaneda y las enseñanzas de Don Juan,

y la sabiduría de Elizabeth Kübler-Ross,

todo ello a través de ejercicios vivenciales muy reveladores y de gran impacto en nuestro interior, hacen que este taller sea IMPRESCINDIBLE para abrirte a soltar, decir adiós y vivir tu duelo con mayor sabiduría  y compasión, amorosamente, para crear mayor paz interna dentro del proceso del desapego.

 Testimonio

slider-soltarydejarir Un extraordinario y enriquecedor taller. Experencia propia que me ayudó mucho en mi camino del duelo. Te quiero mucho Margarita y estoy muy agradecida contigo, gracias por todas las herramientas que me diste. Bss Marcela Lopezbrun Cerrar cíclos

El origen de todo el sufrimiento es el apego…ven a entenderlo de otra manera, para que puedas fluír más libremente, dejando ir aquello que la vida nos dice “¡suelta ya!”